Inicio | Suscribirse | Log in
levitra abuse

Isabel Lecea, directora de mercadotecnia de Harmonia Mundi habla sobre el aniversario 50 de la disquera

Fuente: www.harmoniamundi.com

El sello francés Harmonia Mundi es reconocido por la calidad de sus producciones. En 2008 esta disquera independiente cumplió medio siglo de vida. Sergio Rivera y yo conversamos con Isabel Lecea San Román, Gerente de Exportación de la pequeña empresa francesa, sobre  las estrategias que le han permitido posicionarse como uno de los sellos independientes de mayor fortaleza en la industria de la grabación. Aquí presentamos la entrevista integra que fue publicada por la revista Music Life Magazine en su edición de julio de 2008.

E S: En 2008 Harmonia Mundi cumple 50 años. ¿Qué tienen preparado para celebrar en el mundo y, particularmente, en Latinoamérica?

I L S R: Hicimos una edición con 30 discos por el 50 aniversario, cuyo tiraje fue de 50 mil unidades y se vendieron en tres semanas. Hemos recibido la visita de numerosos medios. El señor Bernard Coutaz, fundador de Harmonia Mundi, ha brindado muchas entrevistas en Arles, donde están las oficinas centrales. La prensa se ha fijado en Harmonia Mundi por su producción artística, pero también como modelo económico. Porque Harmonia Mundi se ha mantenido fiel a lo largo de 50 años. Harmonia Mundi no es una empresa que sólo pretende generar dinero. Harmonia Mundi tiene un objetivo artístico. Lo que nos interesa es brindar placer a nuestros artistas y clientes. Nadie es dueño de la empresa. Las utilidades que obtenemos por las ventas se reinvierten en producción. No tenemos área de mercadotecnia. En Latinoamérica todavía no sé lo que haremos porque para eso estoy aquí.

S R: ¿Cómo nació Harmonia Mundi?

I L S R: El señor Coutaz quiso ser cura pero se dio cuenta que eso implicaba pasar la vida sin mujeres y le gustaban mucho. También escribía. Fue director de colecciones. La música le gustaba y se dio cuenta que había mucho por hacer. Así que con un amigo y dos caballos se dedicó a recorrer Europa para grabar obras interpretadas en órganos históricos. Eligió grabar música para órgano porque era muy barato. Sólo se necesitaba un intérprete, un par de micrófonos y un ingeniero.

E S: ¿Qué tanto ha cambiado Harmonia Mundi de aquella empresa que fundó el señor Coutaz hace 50 años en una ruidosa calle de París y que tenía 4 ó 5 empleados?

I L S R: Ha cambiado el prestigio que ha obtenido Harmonia Mundi y la cantidad de música que producimos. Cada año grabamos por lo menos 60 nuevos discos, que es mucho más que lo que producen las grandes disqueras que lanzan dos o tres novedades al año. Ahora tenemos 5 filiales en el mundo: Alemania, Holanda, España, Inglaterra y Estados Unidos.

ES: Harmonia empezó grabando música antigua, luego vino esta serie de grabaciones en órganos históricos, después comenzaron a trabajar con Alfred Deller, y a partir de ese momento han venido creciendo su catálogo, incluyendo música de otros periodos históricos hasta llegar por ejemplo al Da Pacem de Arvo Pärt con el que ganaron el Grammy. ¿Piensan continuar grabando música de compositores vivos?

I L S R: Sí. Este año tenemos tres o cuatro lanzamientos. Entre ellos un disco de Gavin Bryars.

E S: Si pudieras firmar a un intérprete que trabaja para otra disquera, ¿a quién firmarías?

I L S R: No tenemos planes. La dirección artística encuentra intérpretes y repertorio, y si considera que es valioso grabarlos pues lo hace. Nada más. No nos interesa tener a Cecilia Bartoli.

S R : Pero el elenco de Harmonia Mundi ha sido fruto de una búsqueda de la disquera…

I L S R: Tenemos fama de ser muy relajados. Alfred Deller nunca tuvo un contrato firmado con nosotros… lo mismo René Jacobs. Hay un espíritu de la casa. La gente trabaja tranquila, relajada, se concentra en la música y ese ha sido el secreto del sello.

S R ¿Por qué se han mantenido estas relaciones?

I L S R: Por la relación humana, de confianza. Somos muy fieles lo unos a los otros. Los músicos saben que su trabajo va a ser respetado. No vamos a producir barras de jabón en serie y a venderlas por cientos de miles.

E S: ¿Cuál es la diferencia entre ser una gran disquera trasnacional y ser un sello independiente? y ¿en qué beneficia al aficionado?

I L S R: Básicamente no tenemos director de marketing que nos diga que tenemos que grabar y cuándo se tiene que grabar. Lo que hacemos lo hacemos porque lo consideramos importante. Somos totalmente libres.

E S: ¿Cuando hablamos de un disco exitoso, de un disco de música clásica por utilizar una etiqueta? ¿De cuántas copias vendidas estamos hablando?

I L S R: Para nosotros un éxito es un disco que ha vendido entre 50 mil y 100 mil discos. Estos discos se distribuyen de forma muy diversa. Depende mucho de la grabación. Un disco puede ser un éxito en México y no tanto en Polonia, que es un mercado importante.

E S: ¿Se suele decir que la escena de la música de concierto está en crisis? ¿En realidad la situación es tan crítica?

I L S R: Hay mucha gente que va a los conciertos. Las escuelas están llenas. El año pasado en Francia se vendieron un millón y medio de entradas para conciertos. En todos los países  que visito la música clásica está muy viva. En general la venta de discos físicos se ha caído un poco por la competencia entre los grandes sellos y por el fenómeno de la música pop. Pero desde hace 4 ó 5 años la música clásica está subiendo. En nuestro caso particular está subiendo, y está subiendo por la calidad de las producciones.

E S: Hace unos meses Radiohead se rehusó a renovar contrato con EMI,  grabó su nuevo disco por su cuenta y lo distribuyó durante varias semanas a través de su sitio de Internet. ¿Cómo consideras que se va a modificar en lo futuro la relación artista-disquera-distribuidor-público?

I L S R: Estamos en una época de cambios. Aún no sabemos cuál será el resultado. Me parece natural que la gente quiera obtener mucha música gratis por Internet, pero eso no es posible porque la gente que participa en la industria tiene que vivir. El dinero debe distribuirse entre los participantes en la industria. Me gusta mucho Radiohead, de hecho voy a ir al primer concierto de la gira en Dublín, pero no estoy de acuerdo. Todos tienen que ganar, el que produce, el ejecutante, el que vende los discos, el que los distribuye. No se puede decir “estoy solo en el mundo”.

SR: ¿Cuál ha sido su estrategia para construir nuevas audiencias, particularmente con los públicos más jóvenes?

I L S R: Los jóvenes que compran nuestros discos son los que estudian música. No pensamos que tengamos la misión de explorar el futuro. Las grandes disqueras lo hacen muy bien. No estamos aquí para explorar cosas como el Super Audio CD. Tenemos una persona que trabaja con nuevos medios… hace campañas con i Tunes, pero no vamos a inventar cosas. Lo que nos interesa es la música. Estamos atentos a lo que sucede, pero la música es lo más importante.

E S: ¿Cuál es la posición que ocupa Latinoamérica en el mercado. ¿Qué es en realidad Latinoamérica para el mercado global de la música clásica?

I L S R: Se venden discos. Desde hace año y medio que me ocupo de esta región se venden más. Es un mercado importante.

E S: Algo que siempre me ha llamado la atención es que, a pesar de que el español es la segunda lengua con mayor número de hablantes en el mundo, resulta casi excepcional que los cuadernillos de los discos compactos contemplen textos en español.

I L S R: Trabajo mucho con mis colegas para que se considere al español. Por lo pronto el DVD de Don Giovanni, dirigido por René Jacobs incluye subtítulos en español.

S R: Cuáles son tus planes respecto al mercado Latinoamericano.

I L S R: Es la segunda vez que vengo. Hay un plan de acercamiento con Latinoamérica. Buscamos lo mismo que en Polonia o Suecia… tratar de comprender cómo funciona el mercado y buscar hacer propuestas atractivas para este mercado.

S R: Tienen un alto estándar de calidad en sus producciones. ¿A quién le venden la música… a los conocedores?

I L S R: La calidad es el sello de la casa. No producimos grabaciones de alta calidad para los expertos. Lo hacemos de alta calidad para todo tipo de gente. Te puedes sentir atraído por una música que no se conoce. Cuando Bernard Coutaz escuchó por primera vez a Alfred Deller no lo conocía en lo absoluto. Buscamos una distribución amplia. No solo en las tiendas bonitas, amplias y con aire acondicionado.

S R ¿Qué ha implicado que algunos de sus artistas abandonen las filas de Harmonia Mundi como Vivica Genaux?

I L S R: No hay problema en volver. Andreas Scholl estaba en Decca y regresó. Matthias Goerne se fue a Decca y acaba de volver. Muchas veces los intérpretes son muy jóvenes y piensan que si un disco no se vende tanto es por culpa de la disquera, entonces van a explorar por ahí y a veces vuelven. No hay problema.

S R: Harmonia Mundi es un sello que han obtenido diversos premios internacionales, ¿cómo han influido los reconocimientos en su trabajo?

I L S R: El reconocimiento es importante, pero no influye en la producción. El trabajo lo hacemos como siempre. Los que iniciaron hace 50 años siguen haciendo su trabajo con igual entusiasmo. Si lo reconoce la mitad del mundo es bueno, pero no influye. No repetimos fórmulas.