Inicio | Suscribirse | Log in
levitra abuse

Elena Durán rinde homenaje a Manuel Esperón

Elena Durán / Fuente: www.elenaduran.com

Con la intención de rendir homenaje al recientemente desaparecido  compositor mexicano, Manuel Esperón, la flautista californiana Elena Durán se presentará con su espectáculo Amorcito corazón este 2 de junio en el Lunario del Auditorio Nacional, a partir de las 21:00.  Amante de las expresiones de la cultura popular mexicana, en particular de la música y el cine, Durán interpretará temas emblemáticos del cine nacional como  Yo soy mexicanoAy, Jalisco, no te rajesFlor de azálea, acompañada del pianista Fernando Carmona.

El espectáculo brinda la posibilidad de rememorar momentos entrañables de la historia del cine nacional entre aquellos amantes de las películas mexicanas de la época de oro, así como de despertar  en las audiencias más jóvenes el interés por conocer aquellas cintas emblemáticas.

Nacida en Oakland, California y de raíces mexicanas, Elena Durán cursó estudios en el Mills College y ha sugerencia de Jean-Pierre  Rampal, perfeccionó su técnica en Europa lo que le valió desarrollar una sólida carrera como concertista. Se ha presentado en diversos escenarios de Europa, América y Medio Oriente con orquestas como la Royal Philharmonic Orchestra, la Orquesta de Cámara Inglesa, la Bournemouth Sinfonietta, los “Virtuosos de Moscú”, y la Orquesta Sinfónica Nacional Mexicana.

Su repertorio incluye lo mismo  a Bach y Delius que diversas expresiones de la música popular lo que la ha llevado a compartir el estudio de grabación con Stephane Grappelli y Paul McCartney. Su particular gusto por la cultura popular mexicana la ha llevado a diseñar el espectáculo multimedia México de mi corazón en el que rinde tributo a la música de la Época de oro del cine nacional.

Preocupada por llevar la música de concierto fuera del ámbito de los espacios tradicionales, ha creado un programa llamado Flauta sin fronteras mediante el cual ha ofrecido conciertos en diversos centros penitenciarios del país y a públicos vulnerables que no tienen la posibilidad de disfrutar de este tipo de manifestaciones.

A continuación reproducimos el texto escrito por Elena Durán a propósito de este nuevo espectáculo:

Luces… Cámara… ¡¡¡Música!!!

Por Elena Durán

El cine siempre ha sido una pasión para mí, pero esa perenne fascinación especialmente por el cine nacional, surgió debido a que tuve la suerte de tener una abuela maravillosa, Soledad Muñoz López, quien me introdujo a todo lo relacionado con México y fue precisamente ella, quien me llevó a ver películas mexicanas,  en el Teatro Estrellas en Oakland, California. Recuerdo que fue en una época donde el acceso al cine era restringido, por lo que ir a ver una película, era un acontecimiento muy importante en la semana.

Allí, una muy joven Lupe Elena permanecía sentada, más que atenta, extasiada con el ambiente; con la algarabía que impregnaba la oscuridad en la sala y claro, también disfrutando de ¡las palomitas!  Ir al cine con “Tita” siempre fue algo excepcional, gracias a todas las películas que veíamos – por no mencionar específicamente la prodigiosa música  que escuchábamos – . ¿Cómo podía saber entonces, que cuando veía al final de muchas de las cintas nacionales, en los créditos, el nombre de Manuel Esperón, iba yo a  tener el placer de conocerlo al igual que a su esposa Beatriz?!

Don Manuel y Doña Beatriz fueron un gran apoyo en el desarrollo de “Amorcito Corazón” y tuvieron una participación muy importante en este proyecto, del cual yo creo que ¡nací para hacerlo! El concierto en su totalidad, es una obra de amor surgida desde el fondo del corazón, pues el Maestro Esperón es una pieza importantísima en el crisol de la música mexicana, por su impresionante aportación e inagotable talento, al musicalizar más de medio millar de las películas de la bien llamada Época de Oro del Cine Nacional y lo increíble de todo esto, es que él nunca escribió la letra – sólo la música, que para todos nosotros es tan entrañable.

Él fue pianista, director, compositor, y arreglista, en otras palabras ¡un músico completo! Dicho esto y contando con su luminosa y personal guía en la selección del repertorio, (además de que él escuchó y aprobó  todos los arreglos), para la realización de este proyecto pensé: “¿Qué pasa si tomamos su música, con letras de canciones famosas, y nos re-enfocamos exclusivamente en la música que él escribió?” En consecuencia, lo que el maestro Luis Zepeda y yo hicimos, fue simplemente seguir el contexto instrumental; el contexto clásico de este gran ícono de la música mexicana y reorientar estas grandes canciones como joyas instrumentales. Mi versión, simplemente destaca y pretende honrar el virtuosismo y magia del estilo de composición del Maestro Esperón.

Leonard Bernstein, Henry Mancini, Andrew Lloyd Webber y otros amigos míos fueron, asimismo, también compositores pero no libretistas y su música también se ha beneficiado de este nuevo enfoque ya que también ha sido presentada en esta modalidad, a un público cada vez más amplio.

Al celebrar el centenario del maestro Manuel Esperón, con profunda gratitud es que honro su memoria y agradezco a la vez, el invaluable apoyo de su esposa Beatriz, así como el de todos y cada uno de los miembros de la familia Esperón, incluyendo a mi gran amigo, e intérprete oficial del maestro, el reconocido tenor mexicano,  Mauro Calderón.

Elena Durán